domingo, abril 23, 2006

Oscar Castillo Barros

Hoy hace un año nos despedimos del querido y muy cercano “tío Oscarito”, por los primos más conocido como el “Cura cibernético”, de hecho fue él quien me enseñó a subir mi primera página Web a Internet.
Era muy tierno y admirable a la vez ver como se las arregló desde cero y sin ni uno, para aprender y manejar sólo el primer y más grande sitio de las congregaciones religiosas en Chile, el portal de los “Hermanos Menores Capuchinos” … fue tanto su éxito que recuerdo como cuando cayó enfermo recibía cientos y cientos de emails, los que lamentablemente nunca pudieron ser respondidos.
También recuerdo lo mucho que disfrutaba estar al aire libre… lo bueno y rápido que era para caminar, su forma de hablar y de reírse tan particular, su forma de ser y acoger a la gente, en fin recuerdo de él muchas cosas y con mucho cariño… cosas que evidentemente están muy dentro de mí y de todos los que afortunadamente lo conocieron.

La verdad fue muy difícil despedirse de él, pero gracias a Dios pude estar hasta el último momento a su lado.

Sintiendo su falta, hago homenaje a la enseñanza más grande que me dejo con su ejemplo de vida: “La sencillez y el ser consecuente“.
(
"Retratando la muerte" fue el cuadro que hice cuando mi tío falleció)

Un gran beso a mi tío... Frencys Castillo

4 comentarios:

zuk dijo...

El más grande legado de tu tío es sin duda su ejemplo de vida, muy admirable.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
negro dijo...

Bello post.

Mi impresión del cuadro cambió totalmente luego de tu descripción. Antes lo encontraba bonito, ahora lo encuentro brígido.

koke dijo...

Hola, estuve traginando tus cosas, y tienes trabajos la raja, te felicito! :)